Uncategorized

Como aprendi a ser respetuosa(2)

Anal

Como aprendi a ser respetuosa(2)
en el capitulo anterior, a Pame le meten dos pollas por la boca

Salí del salón y pasé al baño de profesores, más cercano y discreto, me corregí el rimel y labial que tenía todo corrido, me sequé las lágrimas, pasé la lengua por mis labios para res**tar gotitas de semen que aún tenía. La tragué. Me miré al espejo y me dije sonriente: “sos una puta sucia, Pame nena de papá”.
El timbre tocó y volví a entrar a clases aún bastante trastornada por la situacion que había vivido, creo que mis compañeras me desconocían tan callada que estaba. Tomé asiento y atendí a la clase como nunca antes, aunque más pensando en todo lo vivido “qué pensará mi novio si sabe que me culeron la boca con dos vergas mi profe y preceptor”, “qué rico que sabía ser puta, beber leche de hombres”. Y en un momento mi profesor Pérez me hizo una pregunta mientras pensaba todo eso y le miraba el bulto, yo ni escuché qué dije y respondí lo primero que tenía en la mente:
— Leche…
Todo el mundo se río fuerte, me sonrojé y enseguida tratando de superar la estupidez que había dicho dije a viva voz..
— ¿Qué prefesor? Estaba distraída.. perdón, me repite la pregunta…
Y así ese episodio pasó, pero nunca se iban a olvidar en el salón de la estupidez que había dicho.
Terminó la clase y, como les había prometido, me quedé aparentando estar cargando mi iPhone. El profesor sólo me miraba hasta que llegó el preceptor.
El preceptor empezó a filmarme con su celular.
— Pasá al pizarrón, alumna puta Molina Farra.
Y yo hice caso, nerviosa y temerosa, pero dominada por esos dos hombres que hace sólo una hora me había llenado la boca de verga y leche.
— Bajáte la bombacha hasta las rodillas, date vuelta y levantáte la falda. Sin chistar, puta. Hacé caso.
Y yo hice caso, me bajé la bombacha que tenía bien metida en el orto, pensé en mi novio y en sus ganas de que le entregue el ojete apretadito y rosadito, pensé en lo prohib…
— Dale estúpida, levantáte la pollera, queremos ver tu orto, queremos que abras con tus manos tus cachetes así lo vemos bien…
E hice caso, dios.
— ¿Así profesor?— dije, concientemente puta ya, mientras me mordía el labio inferior y cerraba mis ojitos.
— Sííí, hija de puta, qué magnífico orto, por dios…. cómo te vamos a reculear, nena puta de papá, jaja — dijo mi profesor mientras el preceptor filmaba de cerca mi ano latiente, casi hambriento de verga.
— Filmá bien ese ojete de nena, va a quedar rotísima cuando la llenemos de dos vergas, jajajaja— dijo mi profe riendo mientras yo temía. Dios… no sabía si realmente quería eso…
Pero era tarde.
El preceptor inundó mi colita de juguitos y aceites, me masajeó adentro la cola, profundo y rápido, tuve ganas de cagar, pero se me pasaron, mi ano estaba terso al principio pero en un ratito ya él me llenaba de deditos y aceites mientras yo me acariciaba la concha, mi muy mojada conchita, y gemía, y pedía verga frente al pizarrón.
Mi profesor me comó de mis glúteos, luego acomodó su verga en mi agujerito y sin mediar pausa, me llenó el ojete de verga, de gruesa y latiente verga. Dios, lo que me dolió… y no le importó, y me cayeron dos o tres lágrimas y respiré rápido y fuerte, y pero al fin me culeó rapidito, mi ano estaba aprendiendo y yo disfrutando como una gran puta adolescente.
— Muy bien Pame, ¿ves cómo aprendés a ser una buena alumna? Jaja.. reputa.. — me dijo consolante mi profe llenándome de verga el ojete.
El preceptor mientras tanto se pajeaba mientras me filmaba siendo cueleada duro, me filmaba y manoseaba las tetas, me escupía la carita, me preguntaba cosas mientras me filaba de cerca mi cara gimiente de puta anal…
— ¿querés mandarle un saludito a tu papá? jjajajaja — me dijo, y yo, borracha de placer anal dije sin pensar..
— Hola papiii, mmmm, mmm, mirá lo que aprendió tu nena putita…
De rrepente el preceptor dejó la cámara sobre un banco y se dispuso a darme verga por la bocam ientras me culeaba mi profe.
Dos enormes pijas estaban llenándome, rompiéndome el culo y atragantándome a vergazos.
Dios. ¿Hasta dónde llegaría mi entrega total?
Mi preceptor me tomaba del pelo mientras me culeaba la boquita duro y hasta que me casuaba ganas de vomitar, hasta atragantarme y ahogarme..
De repente sacó su verga chorreante de vómito, flema y saliva mi preceptor, y de mi dilatado ano mi profesor.
Mi profe tomó sobre su escritorio me acomodó a que lo cabalgue, una vez más con su verga en mi colita. Y yo sabía jugar así, y moví mis caderas de modo tal que la verga me llene y se sienta rico, y mi profe me agreadecía, y yo le sonreía…
De pronto volví a sentir el dolor que había tenido cuando la primera verga me había entrado hasta el fondo.. mi preceptor me estaba rompiéndome el culo con mi profe… no podía decjar de danzar con esa pijas en mi colita, me dolía, me dolía, pero cómo me gustaba… mmm…

Dos vergas enormes en mi cola, en el salón de la escuela.. oh, dios mío.
Ese delicioso bombeo anal no sería el final de esa tarde… largo rato estuvieron llenándome el ano, dilatándomelo hasta el límite, disfrutando mi borrachera de semen y lujuria adolescente…
De repente me tiraron al suelo, me culearon la boquita de modo tal que se las deje limpitas y saboree bien mi orto, hasta que cada uno me dio su leche, caliente y abundante, para que trague, para que trague y agradezca el bocado.Y lo hice.

Y así destruída, rota y llena de leche lamí las vergas hasta dejarlas limpitas, y pensé en ese día en el que había empezado siendo una nena desobedienta y rebelde, hasta ser una nena puta y dócil, tragaleche y culoroto.

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir

gaziantep escort antep escort izmir escort karşıyaka escort malatya escort bayan kayseri escort bayan eryaman escort bayan pendik escort bayan tuzla escort bayan kartal escort bayan kurtköy escort bayan ankara escort kayseri escort