Uncategorized

La cesta de la compra

La cesta de la compra
Como todos los veranos al finalizar las clases,yo ayudaba en el supermercado de mi amigo Julio a llevar los pedidos que algunas de sus mejores clientas hacían por teléfono. Siempre iba a las casas cercanas porque ese era mi primer año ya que era nuevo en el trabajo
Las clientas eran de todo tipo,mas jóvenes o mas viejas y solteras,casadas o también divorciadas. De tanto visitar los mismos pisos,acabé conociendo a la mayoría de estas clientas.
Un día a media mañana,hicieron un pedido un poco extraordinario y me tocó llevar la cesta con un enorme y caro pedido,al llegar al piso indicado me abrió una atractiva hembra de unos cuarenta años,morena,bien puesta y que vestía unos zapatos de tacón de aguja negros,una negra combinación de satén que le llegaba a la cintura y se adivinada la redondez de su muy estimulante culo y la combinación le tapaba las tetas que se adivinaban aún duras y muy puntiagudas.

— pasa,muchacho,adelante.Deja la compra donde puedas,que me termino de vestir — dijo la señora
— ¿desea que se la meta en algún sitio,señora? — articulé
— la puedes meter en la cocina y la vas ordenando en la nevera según veas — declaró la señora
— de acuerdo — hablé
— Ven que te lleve a la cocina — anunció la señora
— yo me llamo Tony — mencioné
— Yo me llamo Sonia — reveló la señora

Mientras colocaba el pedido de la sra. Sonia,ella iba y venía para ver si lo hacía bien y dejaba las cosas en el lugar adecuado dentro de esa inmensa nevera de dos puertas.

— perdona que te haya recibido de esta guisa,pero es que me estaba arreglando porque tengo invitadas a comer a mis amigas y no quiero desentonar — manifestó Sonia
— vd. no se preocupe,en cuanto he visto el frigorífico ya sé de sobra donde dejarlo — articulé
— ¿no te importa que no te atienda? — interrogó Sonia
— no,no. vd vaya a terminar de vestirse y luego hablamos — zanjé

Yo seguía colocando el pedido y estaba a lo mío sin importarme lo que hiciere la señora Sonia.
Cuando estaba a punto de terminar de meter el pedido,la señora Sonia se acercó y me espetó

— cuando acabes,vienes a mi habitación y te guiarás por el grito,porque ahora no te puedo atender — largó la señora

Terminé de colocar el pedido y observé con atención a ver si lo que yo había traído era todo el pedido que la sra Sonia había hecho y que estaba colocado según lo que acababa de ver en la imponente nevera

— ¿Tony,por favor,puedes venir para que te pague? — gritó la señora Sonia

Yo me guié por el enorme grito de esta buena señora que me llevó a su habitación y me quedé patidifuso y boquiabierto ante la sorpresa que no me esperaba …

— Hola Tony,cariño,¿que te parezco? — reveló la señora

Me quedé sorprendido,atónito y perplejo pues no me esperaba lo que me iba a ocurrir.

— Pues que vd está muy atractiva — testimonié admirado

La señora Sonia me esperaba tumbada en la cama,se había quitado la combinación de satén negro y llevaba un sexy sujetador negro que realzaban sus magníficos melones

— ¿Nunca has jodido con una excitante mujer madura como yo? — me interrogó lascivamente la señora.
— No ,nunca — afirmé categórico
— ¿desearías joder conmigo? — interpeló con voz lasciva Sonia
— Si,claro que si.Si — sostuve excitado sexualmente

La señora Sonia me agarró por la hebilla del cinturón para atraerme hacia ella y me acarició la entrepierna para sentir mi masculina erección

— se advierte que no te cuesta entrar en materia.¿tanto te gusto? — sondeó Sonia
— Si señora,vd es muy atractiva y viste sexy con gusto,no parece una fulana barata cualquiera — descubrí fascinado
— Me gusta que distingas que soy una mujer con clase,no una guarra de esas que se vende por cuatro perras … — observó Sonia

Sonia me empezó a desnudar lenta y muy lascivamente mientras me miraba con vicio y lujuria y no podía quitar la vista de mis prietos vaqueros y mi muy ceñidos slip que parecía un bañador por el diseño que tenía.

— Percibo que eres un buen macho.Seguro que has jodido antes con algunas clientas tan guarras como yo — aseveró Sonia
— Pues no le voy a decir que no. Esta semana he jodido ya con dos y eso que ya estamos a Martes … — revelé excitado
— Me gustan los machos jóvenes,son los que mas y mejor me aguantan — descubrió Sonia

Me dejó casi desnudo,solo con el slip y me tumbé procazmente junto a ella,que se subió sobre mi,lamiendo lenta y concupiscentemente desde los labios hasta llegar a mi ya enardecido y excitado rabo de semental.

— Hueles a macho en celo y eso me pone mas,cariño — proclamó Sonia
— vd si que huele bien,señora — evidencié cachondo
— No me trates de vd,ni me llames señora,me hace parecer vieja y todavía no lo soy — advirtió Sonia
— me pones muy cachondo Sonia — exterioricé lascivamente

Al llegar a mi obsceno y sexy slip,empezó a lamerlo lentamente y eso me hacía desearla apasionadamente y darla mucho rabo sin piedad ni misericordia. La muy puta me hacía jadear,resoplar,rezongar y gemir de placer,pues me lo lamía como una auténtica ramera profesional.
Me fue bajando el slip muy lentamente hasta quedarse con sus sexys belfos de ramera en celo frente a mi enhiesta pero dura verga de macho en celo,que ya estaba erecta y preparada para joderla sin compasión ni clemencia.

— ¡que bueno estás cabrón!,¡te voy a matar de gusto con mi boca! — evidenció Sonia de arrebato sexual
— No puedo mas,¡cómeme el rabo! — ordené lascivamente
— ¡Te lo voy a comer,cabrón!,¡vas a saber lo que es una buena mamada! — ordenó Sonia

Agarró mi rabo para hacerme una lujuriosa y excitante mamada y la muy guarra actuaba como una verdadera fulana de burdel,pues me excitaba maravillosamente bien lo como me ajetreaba el rabo y que ganas ponía. Yo,mientras,la insultaba sexualmente y ella se ponía y volvía mas excitaba y se esforzaba por darme mas y mas placer con su lasciva boca de fulana madura en celo.
— ¡pero que puta eres Sonia,que bien me la comes,zorra! — manifesté enfervorizado
— ¡Chuik!,¡sluurrp!,¡ slap!,¡slurp!,¡Chlok!.¡Chuik!,¡slurp! — mamaba Sonia mi rabo
— Eres toda una guarra profesional,Sonia. Me estás dando mucho gusto — largué entre cientos de gemidos y jadeos placenteros.

Yo moría de placer al tener mi dura masculinidad dentro del libidinoso bocón de Sonia que me estaba matando de desenfreno,inmoralidad y mucha lascivia y su bocaza no paraba de ensalivar,lamer y lengüetear mi enhiesta verga de joven semental.
La muy cerda disfrutaba con la brutal mamada que me estaba dando y mientras yo me retorcía de lúbrico placer ella sonreía con sus ojos de pendón desorejado en celo.
Yo profería gañidos,gemidos,jadeos y lascivos mil suspiros sexuales y procaces de lo perfecto que me tragaba y lamía el cipote con presteza,agilidad y lujuria. También me mordía con ahínco los cojones y eso me entusiasmaba y me advertía lo puta y zorra que la buscona de esta facilona clienta estaba siendo conmigo.
Después de esta brutal y fantástica comida de rabo que me estaba dando la muy guarra de Sonia,no quise ser egoísta y opté por hacer un espléndido 69,cosa que ella acepto encantada y complacida de inmediato pues necesitaba con urgencia lúbrica e impúdica degustar y saborear ese atrayente perfume tan hechizador que emanaba de su efervescente coñargón de ramera libidinosa.
Sonia se quitó el sujetador,pero le pedí que se dejara de momento la braguita,pues me daba morbo como fetiche lamerla hasta que yo notara que se ponía cerda y mas cachonda.
Así estuvimos mas de veinte minutos eternos y lúbricos sin parar,mientras la guarra Sonia deglutía y tragaba mi rabo de macho en celo y se deformaba brutalmente por dentro los pómulos y me volvía loco de lujuria con sus mil jugueteos sexuales de mi duro rabo dentro de su lasciva boca de furcia lúbrica y yo lamía,relamía y lengüeteaba su braguita para después arrancársela y hundir y perforar con mi lengua las paredes de su enfervorizado coñargón de lasciva zorra de lupanar.
Nos separamos brevemente para que esta fulana madura de Sonia me pidiera las forma en que la jodería
— cariño,siéntate sobre la cama y apoya tus manos en ella y yo me clavaré tu duro rabo — ordenó Sonia
— Lo que tu mandes,amor — acaté

Me senté sobre la cama y la zorrona Sonia se situó sobre mi dándome la espalda,para ir bajando lentamente e irse clavando mi rabo de semental en todo su inflamado coñargón de ramera depravada.
Cuando ya tuvo albergado mi rabo en su henchido coño,comenzó el eterno y libidinoso subibaja sexual mientras la libertina Sonia exhalaba jadeos,gemidos y mil ayes placenteros y yo la insultaba sexualmente pues estaba embelesado y fascinado al ver lo zorra que era esta procaz madura de Sonia

— ¡Toma rabo,zorra!,¡eres una fulana muy depravada! — gozaba yo
— ¡me vuelves loca,cerdo!,¡hoy quiero ser una puta tirada! — ordenó Sonia
— ¡ si,eres la mas guarra y mas puta del barrio ! — observé sexualmente
— ¡cabrón,cabronazo!,¡como taladras mi coño,sigue así,so cabrón!— gritaba Sonia de delirio lascivo
— ¡toma rabo,cerda!,¡me encanta joderte,puta! — gemía yo entre sofocos
— ¡me arde el coño cabrón!,¡que polla tienes,cacho cerdo! — advirtió Sonia sexualmente

El zorrón depravado de Sonia pegaba unos alaridos descomunales y me alucinaba de lo fuera de si que estaba la muy golfa,pues se masajeaba sus tetazas con fruición inusitada y se hacía daño en la garganta al gritar de placer lascivo
— ¡que gusssstooo meee daaaasss!,¡así cariño,así! — gañía la putona de Sonia
— ¡noto como te taladro,zorra!,¡me pones muy verraco,guarra ! — advertí procazmente
— ¡Vamos a cambiar de postura! — ordenó Sonia
— ¡si,cambiemos! — afirmé

Cambiamos de postura y la muy guarra de Sonia se tumbó bien abierta de patas para recibir mas y mejor las apasionadas y nerviosas embestidas en todo su acalorado coño de zorra madura en celo

— ¡vamos,cabrón!,¡perforame!,¡taladrame! — ordenó lascivamente Sonia
— ¡ya voy,cerda!,¡te voy a dar mucho rabo,guarra! — asentí libidinosamente

Me tiré físicamente sobre esta zorrona de Sonia y de un certero golpe se la clavé en su jadeante coño

— ¡que bien me la has clavado,cabrón!,¡como la siento! — advirtió Sonia enfervorizada sexualmente
— ¡si,he sentido que te salía por tu bocaza,zorra! — señalé
— ¡eres un hijo de puta,que gusto me das,cabrón! — reveló Sonia

Cuando ya tenía bien hincado mi dura masculinidad en su ardiente coño de ramera depravada,comenzó un interminable y constante metisaca mientras intercambiábamos jadeos e insultos sexuales entre esta fulana de Sonia y yo

— ¡ahh!,¡ay!,¡ahh!,¡ay!,¡me estás matando de gusto,cabrón!, ¡ahh!,¡ay!,¡ahh!,¡ay! — gimoteaba Sonia al recibir mis embates en todo su espumoso e hirviente coño
— ¡goza,zorra!,¡goza,guarra!,¡siénteme!,¡gózame! — ordené libidinosamente
— ¡¡¡jódeme más fuerte, cabrón!!! — ordenó viciosamente Sonia
— ¡ábrete mas,sucia cerda! — decreté lujuriosamente
— ¡hijo de puta,me estás volviendo loca,so cabrón! — enfatizó Sonia

La puta puerca de Sonia y yo nos insultábamos grosera,chabacana y obscenamente,pues ambos estábamos presos de un brutal delirio lascivo,pues notaba con mi rabo lo mojada y caliente que estaba esta puta puerca y lo libidinosamente cachondo que estaba yo y no paraba de darle mil pollazos sin parar.

— ¡cambiemos de postura,lo necesito,cabrón! — exigió Sonia lascivamente
— ¡Si!,¡te voy a dar mas rabo,zorra! — obedecí
— ¡ jódeme a estilo perro,cerdo! — advirtió Sonia

Me situé detrás del culo de Sonia y la empecé a comer el coño y estuve taladrando su coño con mi sabia lengua y la muy cerda empezó a emitir gruñidos,graznidos,gemidos y jadeos mientras babeaba de placer …

— ¡que careto de perra viciosa se te pone cuando te como el coño,puta! — observé depravadamente
— ¡si,me encanta que me perfores el coñargón con tu puta lengua!,¡que vicioso eres,bribón! — advirtió Sonia todo corrida de gusto
— ¿te gusta,guarra? — curioseé lascivamente
— ¡claro que me gusta,cabronazo!,¡no pares cerdo! — gritó Sonia lascivamente
— ¡estás como una cerda de salida! — afirmé libidinosamente
— ¡me pones cachonda con tu comida,cabrón! — confirmó Sonia lujuriosamente
— ¡me encanta tenerte así,zorra! — garanticé libidinosamente
— ¡jódeme ya,hijo de puta,lo deseo! — dispuso Sonia

Frené y paré de comerla el coño que tanto me deleitaba,fascinaba y seducía lascivamente,pues el coñargón de esta depravada guarra olía mucho mejor que otros coños que me había comido antes

— ¡vamos,clávamela hijo puta! — instó lujuriosamente Sonia
— ¡Ya voy zorra!,¡te voy a matar a polvos,puta! —

Me coloqué con el rabo preparado para estacarle el rabo y de un certero golpe se la clavé en todo el coñargón que ya babeaba y estaba efervescente porque se la clavara

— ¡ugh!,¡como me ha entrado,hijo puta! — afirmó sonia depravadamente
— ¿te gusta,eh?,¡toma rabo,cacho fulana! — afirmé lujuriosamente
— ¡cabrón,que pollaza tienes! — observó Sonia libidinosamente
— ¡tenías ya el coño preparado,zorra!,¡como ha entrado,guarra! — manifesté con impudicia

La muy golfa de Sonia estaba mas cachonda y caliente que cualquier fulana que me hubiere tirado antes pues sus negros ojos penetrantes me deslumbraron lascivamente y me pusieron cachondo cuando la vi nada mas llegar

— ¡dame rabo,cabrón! — exigió Sonia con obscenidad
— ¡toma polla,guarra! — grité con impudicia
— ¡jódeme!,¡jodeme sin parar,canalla! — suplicó Sonia con
— ¡toma rabo,sucia cerda! — bramé con lujuria
— ¡destrozame,lo necesito! — insistió Sonia procazmente
— ¡Pero que puta eres,Sonia! — chillé con lubricidad

Le daba enfervorizados y estimulante mil eternos golpes de rabo al acalorado y bullente coñargón de esta procaz fulana lasciva de Sonia y la muy puerca no paraba de gemir y gimotear cual auténtica fulana de película pornográfica

— ¡goza,zorra!,¡goza,guarra!,¡siénteme!,¡gózame! — ordené libidinosamente
— ¡me estás matando de gusto,canalla!,¡ahhh!,¡aaaaaahhhhh!,¡ay! — jadeó Sonia lascivamente
— ¡te hierve el coño,guarra!,¡lo tienes muy mojado,puta! — proclamé lujurioso
— ¡nadie me jode tan bien como tu,bribón!,¡ay!,¡ay!,¡ay!,¡no pares hijo puta!,¡me pone mas perra como me jodes,cabrón! — gimoteaba de placer la zorra de Sonia

Estuvimos así mas de treinta minutos jodiendo sin parar activada y estimulante mente mientras la procaz cerda de Sonia y yo intercambiamos insultos procaces,guarradas,obscenos denuestos y agravios pornográficos e impúdicos pues tal era la cachondez que teníamos que no podíamos refrenar y parecía inacabable y no parecía que llegáramos al orgasmo

— ¡puta,guarra,como traga tu jodido coño! — observé lubricamente
— ¡sí,jódeme mas cacho cabrón! — suspiró Sonia lascivamente
— ¿Quieres que te joda el ojete? — interrogué lascivamente
—¡si,jodemelo,canalla!,¡mientras me enculas me pajearé el clítoris! — afirmó Sonia con liviandad

Saqué mi duro rabo del hirviente coño de Sonia y le lamí el ojete para que el enculamiento fuera mas placentero y satisfactorio

— ¡shuj !,¡shuj !,¡shuj,¡shuj !,¡shuj !,¡shuj,¡shuj !,¡shuj !,¡shuj — le comía el coño a la golfa de Sonia
— ¡me estás matando de gusto,canalla!,¡ahhh!,¡aaaaaahhhhh!,¡ay! — jadeó Sonia lascivamente
— ¡toma polla,guarra!,¡me encanta follarte,golfa! — jadeé entre sofocos
— ¡ya meeee vieeenee! — chilló Sonia colérica
— ¡y a miiiiiii! — grité
— ¡Queeeeee meeee coooorrroooooo! — vociferó Sonia aun caliente
— ¡Ya meeeee eeesssstoyyy cooorriendoooooo! — observé entre aullidos
— ¡y yooooo ! — advirtió Sonia entre gemidos

Después de encularla obscena y muy salvajemente y mientras ella se pajeaba torridamente y con lujuria,me corrí dentro del ojete de Sonia que me ponía bruto y muy salvaje y expulsé por la puta punta de mi cipote mil cuajarones de cremosa.grumosa y espesa lefa de macho ardiente y me caí hacía atrás después de semejante enculamiento.
Estuve medio obnubilado y embobabo durante un par de minutos después del polvo “ojetal” que le pegué a esta procaz fulana de Sonia.Nos tumbamos uno al lado de otro y comentamos el morboso momento que habíamos tenido.

— Creo que ha sido un polvo fantástico.Lo necesitaba — confesó Sonia
— Si,creo que ha sido glorioso — manifesté
— ¿quieres que repitamos otro día?,ahora no puedo — interrogó Sonia
— por mi encantado.Cuando vd quiera — afirmé
Nos levantamos de la cama y nos duchamos uno junto al otro y la muy guarra de Sonia me hizo una soberbia mamada que terminó por dejarme mas relajado aún.
Al salir me preguntó por la tienda.

— ¿donde quieres que te ponga el importe? — interrogó Sonia
— aquí en el bolsillo del pantalón — señalé
— Ahí dentro te lo dejo,cariño — comunicó Sonia
— Gracias,señora y hasta la próxima — contesté
— No,gracias a ti,que te has portado —

Nos vestimos,me acompañó hasta la puerta y al meter mano al dinero del importe de la compra,me dejó algo mas,pues fue producto de la soberana y libidinosa follada que le pegué a esta puta guarra madura que tan relajado me dejó con su mamada final.

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir

gaziantep escort antep escort izmir escort karşıyaka escort şişli escort malatya escort bayan kayseri escort bayan eryaman escort bayan pendik escort bayan tuzla escort bayan kartal escort bayan kurtköy escort bayan ankara escort