Uncategorized

la puta del bar es mi esposa, le dimos entre todos

la puta del bar es mi esposa, le dimos entre todos
Otra situación que viví en aquel bar, fue hace cosa de un mes, ese día llegue un poco mas tarde de lo normal, entre por la puerta trasera y por el ruido que había supe de inmediato que el bar estaba completamente lleno, así que me apure y me fui al área donde guardo mi ropa, me cambie, salí de aquel cuarto y cuando iba rumbo al área de mesas me tope con dos de mis compañeros, Ernesto y Félix, que charlaban afuera de una bodega donde se guardan los refrescos, me acerque a ellos y después de saludarlos les pregunte que hacían, ellos simplemente me dijeron que Gabriela había tomado de mas y que estaban tratando de que se le bajara la borrachera para mandarla en un taxi a su casa, no me sorprendió mucho lo que me dijeron, así que entre a la bodega y vi a mi esposa, sentada en una silla metálica entre las cajas de refresco, su estado era casi de inconsciencia, tenia la falda completamente subida y su ropa se veía bastante desarreglada, le hable un par de veces y ella solo abrió un poco los ojos y me dijo algo que no entendí, así que le pregunte a Félix que tenían pensado,

– bueno, ya le avisamos al patrón y nos dijo que le diéramos café y cuando estuviera bien, le pidiéramos un taxi, pero dudo mucho que eso pase, lleva tres cafés y aun no despierta,

Ernesto se me acerco y comenzó a decir,

– bueno, pues total, si no se le baja, hay que aprovechar eso…jajajajaja….

De momento no entendí sus palabras, pero rápidamente Félix me hizo comprender,

– pues si, es Gabriela y quien no a estado con ella, hasta el de limpieza a gozado de esas carnes…jajajaja…

En segundos comprendí lo que aquellos dos planeaban, y eso me calentó un poco la cabeza, así que les dije,

– bueno, pero si vamos a aprovecharla que seamos todos, que les parece,

Félix y Ernesto comenzaron a reír, sabían que se iban a divertir, así que Félix tomo la palabra, y comenzó a decir,

– bueno, somos seis, para no desatender las mesas y que las demás chicas no sepan, vamos a pasar de tres en tres y así tenemos diversión toda la noche, que les parece,

tanto Ernesto como yo aceptamos la idea, y claro comenzamos nosotros, la levantamos de aquella silla y la llevamos cargando hasta otro cuarto que usábamos para descansar y la recostamos en un pequeño catre, Ernesto cerro la puerta y los tres la contemplamos unos instantes, Gabriela lucia bastante bien, su falda arremangada por completo, dejaba sus hermosas y bien formadas piernas al descubierto, su pequeña tanga negra estaba bastante desacomodada y dejaba ver parte de su vagina, su top estaba también subido de un lado y dejaba ver parte de su pecho,

– pues vamos a desnudarla,

Félix y Ernesto de inmediato se abalanzaron sobre de ella, uno le comenzó a desabrochar la falda y otro se fue a su top, y en segundos Gabriela había quedado completamente desnuda, los tres nos quedamos unos instantes contemplándola, a pesar de que yo había estado cientos de veces con ella, verla así, desnuda, ebria y frente a mis dos compañeros, me puso aun mas caliente, así que Félix tomo la palabra y comenzó a decir,

– vamos a darle el servicio que se merece a esta putita,

Rápidamente se acomodo entre sus piernas, se las levanto, se bajo el cierre y saco su verga, la sacudió unos segundos y así sin mas, la penetro de un solo golpe, Gabriela al sentirse invadida comenzó a moverse, pero estaba tan ebria, que solo pudo manotear un poco, Ernesto por su parte, se hinco a su lado y se abalanzo sobre sus pechos y comenzó a succionárselos de una forma tremenda, Gabriela solo manoteaba y articulaba algunas palabras, pero era inútil, la verga de Félix entraba y salía rápidamente, podía escuchar como su pelvis chocaba contra la vagina de Gabriela y claro el muy cabron no dejaba de manosearle las piernas, la tenia bien agarrada, yo mientras tanto encendí un cigarrillo y me senté sobre unas cajas de refresco a contemplar tan morboso espectáculo, al cabo de unos minutos Félix la sujeto fuertemente y comenzó a gemir, el cabron había terminado dentro de mi esposa, se quedo quieto unos segundos y después se salio,

– órale, quien sigue..

Ernesto se desprendió de los pechos de Gabriela y tomo el lugar de Félix, se bajo el cierre y dejo salir su verga, que para ese momento ya estaba completamente erecta y cabe decir que era mas grande que la de Félix, sujeto a Gabriela por los tobillos y le levanto las piernas y durante algunos instantes las estuvo manoseando y después, se fue directo a su vagina y de un golpe se la metió hasta el fondo, Gabriela volvió a manotear, pero Ernesto ni siquiera se inmuto, y comenzó un mete y saca lento y firme, su verga salía por completo, para después penetrarla de un solo golpe, Félix ya se había adueñado de los pechos de Gabriela, los recorría con su lengua de arriba hacia abajo, después se detenía unos instantes en sus pezones y le daba pequeños mordiscos, claro Gabriela no dejaba de moverse, pero era inútil, esos dos cabrones no la soltaban, Ernesto para ese momento ya había acelerado sus embestidas y en pocos minutos termino dentro de ella, se bajo del camastro y me dijo,

– es tu turno,

me acomode entre las piernas de mi esposa, se las levante y al igual que aquellos dos cabrones la comencé a penetrar y de inmediato sentí como un tremendo calor abrazaba mi verga, sin duda habían logrado excitar a mi esposa, así que comencé a moverme, pero lo hice de una forma brusca, no como normalmente lo hacia, ahora era diferente, veía a mi esposa como la puta que era, procuraba metérsela hasta el fondo, se la dejaba dentro unos segundos y después se la sacaba lentamente y de un empujón se la metía hasta el fondo, sentía como sus fluidos mezclados con los de Félix y Ernesto inundaban su vagina, lo que me excito de sobremanera, era la experiencia mas morbosa que había vivido con ella, así que continué bombeándola durante algunos minutos mas, hasta que comenzaron a tocar a la puerta, Félix que en ese momento estaba observando abrió un poco la puerta y alcance a escuchar a uno d emis compañeros que decía,
. Ya mero terminan?

Era mas que obvio que ya sabían todo, así que apure mis embestidas hasta que termine dentro de ella, me retire y comencé a acomodarme la ropa, Félix y Ernesto hicieron lo mismo y los tres salimos de aquel cuarto y dejamos que los otros tres entraran, y volvimos al trabajo, yo por mi parte no dejaba de pensar en como la estaría pasando Gabriela, seguramente le estaban haciendo de todo, como iba a terminar, hasta que después de una hora y media, volvimos a entrar al pequeño cuarto, Gabriela seguía sobre aquel camastro, ya la borrachera se le había bajado un poco, pero aun se veía mareada y no respondía del todo, Félix y Ernesto ya se estaban desnudando y de nuevo todo comenzó,

Todo esto duro hasta casi las seis de la mañana, hora en que se fue el ultimo cliente y yo entre a ver a Gabriela y ya estaba dormida, eche una rápida mirada a su cuerpo y sus nalgas se veían bastante rojas y varios hilillos de semen escurrían por ellas, sus pechos también estaban rojos, y sus piernas tenían marcas de apretones, la habíamos gozado tremendamente, así que la desperté y ella solo me dijo,

– son unos brutos que bárbaros,

Lentamente se comenzó a vestir y yo les dije a mis compañeros que yo la llevaría a casa, no se opusieron y los dos salimos del bar, Gabriela tenia una resaca tremenda y parecía que eso le atormentaba mas que la cojida grupal que le habíamos dado,

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir

gaziantep escort antep escort izmir escort karşıyaka escort malatya escort bayan kayseri escort bayan eryaman escort bayan pendik escort bayan tuzla escort bayan kartal escort bayan kurtköy escort bayan ankara escort kayseri escort marmaris escort fethiye escort trabzon escort film izle bursa escort bursa escort bursa escort esenyurt escort avcılar escort ankara escort çapa escort mersin escort keçiören escort konuşanlar izle mersin escort kızılay escort escort ankara hack forum eryaman escort escort demetevler escort ankara escort bayan