Uncategorized

Mientras su marido duerme

Mientras su marido duerme
Mi mujer y yo creemos en el amor libre, a mí no me importa que tenga sus encuentros sexuales con más gente y a ella no le importa que yo haga lo propio. Luego hasta resulta excitante cuando nos contamos nuestras travesuras, acabamos poniéndonos tan cachondos que terminamos follando como locos.
Un viernes por la tarde me comentó algo que había dicho Nuria, una amiga en común de hace muchos años, casada con Héctor, un chico al que conoció durante un viaje por Italia.
-¿Sabes lo que me dijo Nuria ayer?
-No, ¿qué?
-Pues hablando de chicos…de a quien te follarías tú, de fantasías… resulta que salió tu nombre.
Miré extrañado y pregunté:
-¿Y eso?
-Pues me confesó que más de una vez se había masturbado pensando en ti.
La curiosidad comenzó a picarme a la vez que sentía una excitación que estaba seguro iba a ir a más.
-Ostras…pues lo disimula muy bien. ¿Y lo hace a menudo?
-Pues me ha confesado que ha perdido la cuenta: en la ducha, en la playa, en la cama, mientras la folla Héctor…pufff…me lo estaba contando y hasta me he mojado y todo.
-Joder…qué morbo…La verdad es que está de buen ver.
Ella me miró con sorpresa y haciéndose la ofendida preguntó maliciosamente:
-O sea, ¿Qué le meterías un buen polvo?
Yo la miré sonriendo pícaramente y respondí que no me importaría.
-Pues que sepas que hemos quedado con ellos para pasar el finde en su casa de la playa…
Sonrió y se dio media vuelta en dirección a la ducha.
El sábado fuimos a su apartamento y pasamos un día agradable. Yo me iba fijando en Nuria, en su culo, el escotazo que llevaba mostrando parte de sus encantos, me imaginaba su coño humedeciéndose cuando estábamos comiendo y me hablaba. Mi mujer se daba cuenta de todo y sonreía, de vez en cuando por lo bajo me decía que disimulara un poco, que Héctor se iba a dar cuenta. En la cena Héctor comentó que hacía semanas que tomaba un medicamento para dormir, pues tenía problemas para descansar bien debido al estrés del trabajo.
-Oye, pero que cae una bomba a mi lado y ni me entero.-Comentaba.
-Sí, es cierto.-Dijo Nuria.-Hasta que no se le pasa el efecto de la pastilla es como si estuviera muerto, es curioso.
Mi mujer me miró y en seguida se percató de cuáles eran mis intenciones y cuando fuimos a la cama me preguntó algo de lo cual ya sabía la respuesta:
-¿Te la vas a follar mañana, a que sí?- Y me soltó un leve manotazo en el brazo.
Llegó el alba, serían las 6 de la mañana más o menos y mi polla ya estaba dura como una piedra. Los dos dormíamos desnudos y un tenue rayo de sol se colaba por la ventana dibujando las curvas de mi esposa. A veces me mastubaba mirándola así, desnuda, pero aquella mañana mis planes eran otros.
Me dirijí a la habitación de Hector y Nuria, abrí la p

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir

gaziantep escort antep escort izmir escort karşıyaka escort şişli escort malatya escort bayan kayseri escort bayan eryaman escort bayan pendik escort bayan tuzla escort bayan kartal escort bayan kurtköy escort bayan ankara escort