Uncategorized

SENSUALIDAD…

Amateur

SENSUALIDAD…
Son las 4.45 pm, ya va a llegar mi osito amado, me acabo de masturbar pensando en él; Lo llamo así porque en mi fiesta de quince años y ya con 6 meses de noviazgo, me regaló un oso gigantesco; El oso traía en el cuello un collar de oro con aretes y manilla, cosa que descubrí después al destaparlo. El con sus sorpresitas como siempre. La noche anterior me trajo serenata con trío de cuerda; Aun recuerdo los boleros: Enamorada, del trío los Panchos, Me enamoré de ti, irresistible de los tres ases y locura mía del trío los románticos. Al asomarme a la ventana ¡él estaba cantando! mi piel se erizó, Quien podría olvidar eso? Como no amarlo si es tan especial y siempre me sale con algo inesperado. Lo adoro con todo mí ser y todavía más…
A llegado a casa, tenemos ahora cuatro años de casados, pongo música suave, hoy el será el sorprendido, hoy le haré el amor, no sexo pornográfico, no gritos, amor puro, espero a que guarde la Mazda, tengo todo preparado, hoy serán sus sentidos los que me amarán. La puerta se ha cerrado, y verifico que esta vez venga solo; Abre la puerta que une el garaje a la sala y me ve, estoy con lencería negra, semidesnuda, sin pantie, descalza, pura mujer, camino hacia el moviendo mis caderas como felino al acecho, el me saluda y yo le digo sshhhh, sin palabras, no dejo que me bese aunque lo intenta, lo tomo de la mano y en cámara lenta lo llevo al sofá, lo siento, me paro frente de él y empiezo a bailar de manera erótica, no dejo que me toque, mi cuerpo se desliza sobre la brisa acariciante, dejo que me mire por todos lados, que su mirada se deleite con mi figura, que mis curvas lo saquen de su ser, que disfrute de mis senos vibrantes con cada movimiento, mis manos suben y ahora acariciando mi cabello, miro su cara extasiada de verme. Tomo una seda negra, me le acerco y empiezo a vendar sus ojos, mis senos rosan su cara al anudarlo por detrás, intenta cogerme y no lo dejo, -sin manos- le susurro al oído, -solo la música se interpone entre los dos, escúchala;- De la mesa de centro tomo una copa previamente servida: Ron con limón, hielo, y un poquito de coca cola; Está súper fría, la acerco a su boca y se la empiezo a dar por sorbos, lentamente, sus labios se acercan a la copa y yo la retiro, despacio, susurro nuevamente, me obedece hasta terminarla, suelto la copa y me coloco de espaldas a él con mi trasero a la altura de su cara, me dejo ir hacia atrás, me agacho y acerco mi vulva a su nariz, dejo que me huela, el sin poder ver aspira, mi olor a sexo le ha llegado, intenta sacar la lengua y me retiro, huéleme, nada más, le susurro, empieza a aspirar profundas bocanadas de aire, disfrutando de aquel aroma, estimulando la parte sensorial de su cerebro, al rato de dejarlo disfrutar con su nariz, me le acerco un poco, ya mi vulva toca sus labios, mis vellos púbicos no me dejan ver su boca, de allí empieza a salir la lengua para comenzar a acariciarme mis labios mayores, me estremezco, el baja su cara y encuentra mi clítoris, lo lengüetea suavemente, entiende que debe hacerlo muy despacio; lo dejo hacerme por un rato y cuando estoy por dejarme ir me aparto, mientras él intenta buscar con su cabeza lo que acaba de perder; Me incorporo, lo tomo de la mano y hago que se acueste boca arriba sobre la alfombra, desabotono uno a uno su camisa, lento, mi mano lo acaricia, como una pluma, casi sin tocarlo; lo rozo con las yemas de mis dedos en su torso, su piel se eriza, su respiración se agita, sus costillas se expanden, acerco mi boca y sacando mi lengua empiezo a acariciar sus tetillas, la muevo con movimientos circulares para después centrarme en suaves besos y chupadas. Mi lengua inicia su recorrido hasta su cuello, lo lamo, lo chupo, abriendo mi boca como si quisiera morderlo, lo acaricio con lamidas excitantes por ambos lados del cuello, su cuerpo se estremece de nuevo, tiembla, su piel recibe mis caricias y reacciona, mi lengua juguetona sube a su oreja, la introduzco allí, la muevo, la mojo, su cuerpo se contrae, voy a su otra oreja y le hago lo mismo, meto mi lengua en ella, la acaricio, la humedezco, y le susurro muy suavemente: -te amo- Su cuerpo se contrae para el otro lado, lo soplo con mi boca, como si fuera un murmullo del viento, y de su boca sale un -ahhhhh. Me reincorporo y me siento a horcajadas sobre él, mi vulva desnuda queda sobre su pantalón, la muevo sobre él, me restriego sobre el bulto que se forma dentro de él. Saco mis senos de la lencería, me inclino, y con mis pezones empiezo a acariciar su pecho, los muevo de arriba hacia abajo, se bambolean, están calientes, los froto contra él, los llevo hasta su cara, los paso por su frente, sus mejillas, para llegar finalmente a su boca, el moviendo y tratando de adivinar donde están, manda lengüetazos sobre mis pezones, y sobre el resto de la tersa piel de mis tetas.
De nuevo me retiro, me acerco a la mesa y tomo el aceite bronceador con olor a coco, lo destapo y hago que lo huela, me fue a decir algo y yo le digo: -shh – me embadurno las manos, las coloco sobre su pecho, lo empiezo a masajear con movimientos circulares allí, en su abdomen, las paredes laterales del torso, lo consiento, lo acaricio, subo mis manos desde su ombligo hasta su cuello y me devuelvo, así por un buen rato, el solo puede respirar, paso mis manos por detrás hasta su nuca y lo masajeo, escucho un hmmm, masajeo sus t****cios, hasta relajarlo por completo.
Me desmonto de su vientre corriéndome para abajo, quedo sentada en sus piernas, de la hielera que está en la mesa central saco un cubo grande de hielo, lo coloco sobre sus labios, el se frunce, lo froto por su frente, sus mejillas, voy bajando por su cuello hasta llegar a su pecho, muevo el hielo sobre sus tetillas, hago círculos sobre ellas, sigo bajando hasta su ombligo, noto como el cubo empieza a derretirse y va dejando un camino de humedad y gotas de agua que resbalan por los costados, su piel esta erizada, con mi mano libre empiezo a soltar su cinturón, bajo su bragueta, y veo una serpiente que quiere salir de su cautiverio en la ropa interior, la cual está completamente humedecida, la levanto y dejo salir al monstruo, dejo el hielo un momento sobre su ombligo y con mis dos manos bajo su pantalón hasta las rodillas al igual que su bóxer, el me ayuda levantando su trasero de la alfombra un poco, luego se relaja y yo tomo el hielo de su abdomen y lo voy bajando muy despacio hasta llegar a su vello púbico. Con una mano agarro el pene por su base sujetándolo con mis dedos índice y pulgar, hago presión hasta el fondo, para ver en plenitud la hermosa y gigantesca erección, mientras que con la otra mano empiezo a mover el cubo de hielo sobre el glande, hago círculos con el hielo cada vez más pequeño, lo froto sobre su meato, y después recorro todo el tallo lleno de brotadas venas, por un lado y por el otro, el agua se escurre por el canal de sus nalgas, bajo hasta sus testículos que no se salvan de sentir el frío sobre ellos; Su respuesta fue contraerse ante el estímulo.
Suelto ese pequeño pedazo de hielo, y tomo la otra copa servida de Ron, le echo mas hielo, bebo un sorbo grande y me acerco a sus labios, le paso el trago boca a boca, dejando mi lengua dentro de la suya, le acaricio sus labios, su lengua, su paladar, sus dientes, siento su respiración entrecortada, el beso se hace eterno, suave y de ensueño; Me retiro, tomo el hielo de la copa en mi boca, me acerco a su pene tomándolo de nuevo por su tallo desde la base, haciéndolo infinitamente largo, venoso, grueso, divino, de escultura de Fidias, bajo mis labios hasta él y lo introduzco en mi boca, donde Nick siente el calor de mi cavidad oral y el frío del hielo, mi lengua recorre todo el glande mientras el cubo de hielo va por donde quiere, tocando su pene sin rumbo definido; Mi boca no lo está succionando, solo revolotea en la punta del miembro, lo acaricia, lo estimula, lo enloquece; Mi otra mano toma el aceite y con destreza me aplico un poco en ella, suelto el aceite y bajo mi mano hasta sus testículos para comenzar a acariciarlos, a masajearlos, a tocarlos con suavidad, mientras mi boca continua su labor en la punta de su verga. Note que él comenzó a mover su cadera con ganas de follar mi boca, pero lo detuve, basto hacer algo de presión en su virilidad; -Me voy a venir- susurró casi inaudiblemente y para detener su eyaculación apreté mis dedos firmemente por la base del pene y la otra mano la bajé hasta encontrar su ano y allí metí dos falanges de mi dedo central, me estuve quieta por unos segundos hasta que se calmo, lo logré, no se vino, así que saque su erección de mi boca, aflojé la presión de mis dedos en la base, saque mi dedo de su ano, me aplique de nuevo aceite en mis manos y embadurné su pene en dicho líquido oleoso, quedó brillante, olía delicioso, subí mis caderas hasta que mi vulva quedó sobre el pene, me empecé a restregar encima de su miembro acariciando mi propia vulva, y allí me estuve un rato moviendo mis caderas sin penetrarme aun, casi danzando al ritmo de la suave música. Me di cuenta que yo misma estaba al borde del clímax en ese instante, así que pare y de nuevo lo tomé por la base de su verga con mi mano , moví mis caderas hasta que el pene me quedo en la entrada de mi vagina y lo fui guiando a mi túnel hirviente, penetrándome yo misma muy lentamente, primero entró su glande, se deslizaba fácilmente, siguió entrando su tronco centímetro a centímetro, yo dejaba caer mi propio peso corporal introduciéndome la verga hasta que llegó a lo más profundo de mi; Saque mi mano de la base y comencé a acariciarle los testículos bajando a veces hasta su ano, allí lo frotaba en rededor, a veces lo metía un poco y lo sacaba suavemente, lo hice en repetidas ocasiones hasta que él abrió las piernas un poco para facilitar la obra. Después volví a sus testículos y mis dedos se movieron sobre su escroto acariciándolo con ternura.
Yo estaba a horcajadas sobre él, no lo deje moverse, solo estaba con su pene dentro de mí a más no poder, tome sus manos y las puse sobre mis senos, las cuales no se habían movido en toda la noche, sus dedos empiezan a tocarme los pezones y a recorrer el resto de ellas, me acarician, me consienten, sus dedos también son de terciopelo, sabía que no lo debía hacerlo duro, fue un roce sutil en las voluminosas y suaves tetas, me excitaba muchísimo, contraje mi esfínter vaginal, apretando la verga que tenia metida y esta respondió dilatándose y creciendo dentro de mí, hablábamos el mismo idioma del amor verdadero, sus ojos aun vendados, sus sentidos muy agudos y expectantes a cualquier jugada, nuestros cuerpos llenos de gozo y placer; Comienzo a rotar mis caderas lentamente, con pereza, sobre mi eje que era el pene en mi interior, hago círculos, no lo dejo moverse, solo yo me muevo, con lascivia, deseo, pasión, excitada, una mujer hecha fuego, ardiente, enamorada hasta el infinito, mi cuerpo se sigue moviendo solo con movimientos circulares, atesorando lo que tengo adentro, mis caderas giran sobre él, cada vez más incesantemente, sus dedos no paran en mis pezones, mi mano tocando sus testículos, yo sobre él, el dentro de mí, mis movimientos se aceleran de a poco, cada vez más rápido, mi cintura es ahora una batidora humana, mis sentidos se agudizan, se concentran en mi propio placer, empiezo a sentir dentro de mí una oleada incontrolable, no puedo más, mi cuerpo se arquea, mi boca se abre, mi cabello se va hacia atrás, contengo la respiración y empiezan las convulsiones de lujuria orgásmica, son avasalladoras, mi vagina se contrae, mi orgasmo se hace ingobernable controlando todo mi ser y casi de inmediato el pene empieza a crecer dentro de mí, se hace inmenso, magnánime, escucho un gemido de placer, empieza a palpitar en el fondo de mi vagina, sus contracciones son ahora muy rebeldes, comienza a eyacular su tibio semen, muy en el fondo, yo aprieto mi canal vaginal para exprimirlo, para sentir como me regala todo su amor, para que se llene de gozo, siento cada vez que se contrae dentro de mi vagina, siento como emanan sus fluidos, como me llenan, como palpita, su cara esta desfigurada, no respira, su boca está abierta, su cadera sigue convulsionando hasta llegar al abismo del placer. Yo sigo rotando mis caderas, hasta que él se relaja y termina su orgasmo. Cuando ya siento que puedo moverme y el ha recuperado su respiración, me desensarto del pene, miro lo bello que está, semirrígido, aun palpitante, con restos de semen en la punta, hermoso; Me muevo y coloco mis nalgas encima de su cara, mi vulva sobre sus labios, el fuerte olor llega a su nariz, con mis dedos abro mis labios vaginales y desciendo encima de su boca, esta se abre, su lengua se introduce dentro de mi vagina, no quiere chupar, quiere buscar los fluidos que emanan de ella, estos no se hacen esperar, comienzan a salir de mi vagina, toda su corrida seminal, junto a mis propios fluidos sexuales, puedo sentir como salen llenándole la boca, mientras él sigue metiendo su lengua lo más profundo que puede, sigue succionando hasta que no sale nada más, yo me quito de su cara e inmediatamente busco su boca con la mía, puedo sentir el sabor a semen y a vagina, puedo olerlo, introduzco mi lengua dentro de ella, y comenzamos a darnos un frenético y profundo beso, los fluidos pasan de lengua en lengua, de boca a boca, parte de ellos se nos escapan por las comisuras labiales, hasta que yo le hago trampa y chupo de su boca todo lo que puedo de nuestros líquidos sexuales, me los trago, no le dejo nada para saborear, son míos, más aun, continuo besándolo por una tiempo hasta que ya no le siento nada, chupo su lengua, sus comisuras, su cuello por donde se escurrió parte del semen, el se estremece una vez más; Se empieza a calmar nuestra pasión desenfrenada y lujuriosa de deseo sexual del uno por el otro.
Cuando termino de besarle, si a eso se puede llamar beso, le quito la venda, él trata de abrir los ojos, mientras se acostumbra a la luz, me mira con ternura, me dice que me ama, yo le digo que lo amo más, que lo adoro, me acerco a él, nos acostamos abrazados, yo sobre su pecho, sus brazos rodean mi espalda, llegando hasta mis nalgas, me las acaricia, mientras mis manos yacen sobre su pene cobijándolo con mucha ternura. Así mismo nos quedamos dormidos…

No hay amor más grande que el que yo siento por ti Nick, te amo

Me despido con un beso: Patytetas

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir

gaziantep escort antep escort izmir escort karşıyaka escort malatya escort bayan kayseri escort bayan eryaman escort bayan pendik escort bayan tuzla escort bayan kartal escort bayan kurtköy escort bayan ankara escort kayseri escort marmaris escort fethiye escort trabzon escort pendik escort pendik escort pendik escort pendik escort pendik escort film izle