Uncategorized

Espiando a mi prima. Cápitulo 2.

Espiando a mi prima. Cápitulo 2.
En la historia pasada les conté la primera vez que vi a mi hermosa prima bañándose, esa vez fue la primera que la vi desnuda y desde esa vez lo repetí varias veces pero ninguna fue tan placentera como la primera y la vez en la que se se la pasó manoseandose. Esa historia será para otra ocasión así que este capitulo será de aquella ocasión en la que casi soy descubierto por mi prima.

Ya habían pasado bastantes meses desde la última vez que la observé desde su ventana, yo ya no quería volver a hacer eso, sentía que no era correcto, ya ni siquiera le veía las nalgas o sus senos o las piernas cuando la llegaba a ver con la familia (ya rara vez la veía), me costaba trabajo pero me mantenía alejado de aquellos pensamientos de deseo hacia ella. Y creo que iba bien rara vez pensaba en ella o en su cuerpo.

Un día, de hecho era miércoles, me desperté más temprano que de costumbre, eran las 3:00 de la mañana y toda mi familia dormía, intenté reconciliar el sueño pero no lo logré, me quedé pensando ahí en mi cama sobre la escuela, luego entré un rato a Instagram, ya tenía rato de no entrar, y me puse a ver las historias de las personas que sigo, cuando llegué a las historias de mi prima. De inmediato me acordé de aquellas veces que me despertaba temprano para ir a espiarla mientras se bañaba. Me quedé pensando en eso un buen rato, los malos pensamientos llegaban a mi y poco a poco me estaba calentando, pensé en que ya tenía tiempo sin visitar a mi prima y que cuándo la llegaba a ver en días normales la llegaba a ver más delgada (ella come mucho y casi siempre esta gordita o panzona mejor dicho) y me estaba empezando a dar curiosidad cómo se vería desnuda. Eso me estaba calentando a cada vez más y fue cuando dije que no iba a ir a a verla, mejor decidí ver las fotos y videos que ya tenía de ella, pero el material que tenía no me satisfacía, esa curiosidad se estaba volviendo necesidad de verla nuevamente desnuda aceando su sensual cuerpo.

Eran las 4:15 yo ya estaba demasiado prendido y decidí ir a darme una vuelta por su ventana sin hacer ruido a mi familia y a la de ella.
Al llegar ahí pude ver que una de las rejillas ya estaba rota y dejaba un gran hueco para poder grabar con el teléfono por ahí, pero también me exponía a que me viera pues en serio el hueco es grande. Estaba ahí pensando en la ventana pero no contemplaba que no sabía a que hora se despertaba y a que hora se bañaba o si se seguía bañando en la mañana y no en la noche. Así que decidí quedarme un rato para ver si había señal de ella. Esperé ahí 10 minutos que se me hicieron eternos, pero no hubo señal de ella y mejor regresé a mi casa y a mi cama a consolarme con aquellas fotos que ya tenían tiempo, al llegar a mi cama me iba a acostar pero mi deseo por verla otra vez no me dejó y volví a su ventana.

Antes de llegar pude ver que la luz ya estaba prendida, eso me emocionó tanto que me apresure a llegar e hice un poco de ruido, pero nadie notó mi presencia. Al llegar mi sorpresa fue que aquel enorme hueco estaba cubierto por una toalla desde el interior. Eso era bueno, así yo no me exponía a que me viera.
Al mirar por la rejilla pude ver su cabello, su cara, su espalda, sus hermosos y grandes senos con el pezon rosado, justo como la primera vez. Quise abrir la rejilla más para poder mirar más abajo pero la ventana no se prestó para eso, yo me estaba desesperando no podía ver más abajo, no podía ver cómo lucia mi prima más delgada, como era su vientre, cómo hacían juego sus grandes piernas y glúteos con ese vientre.

Al intentar abrir más la rejilla pude ver que la toalla podía hacerla a un lado y mirar a través del teléfono la parte baja de mi prima, sólo necesitaba que ella me diera la espalda, esperé hasta que lo hiciera, sentía que la espera era eterna y que ella acabaría su ducha sin mostrarme más. Pero fue ahí cuando se volteo y de inmediato moví la toalla y asomé lo más que pude mi teléfono.

Oh… Me tuve que conformar con ver a través de la pantalla del teléfono pero valía la pena, mi prima se veía de lo más delicioso, no sabía si era mi deseo por mi prima si me hacía verlo mucho mejor o si en verdad lucia tan bien. Sus nalgas se veían más grandes y su vientre no era plano pero era mucho mejor que la última vez que la vi, su espalda baja… Era súper delicioso y sus piernas…
Bajé la mirada para volver a mirar por la rejilla y en eso ella voltea nuevamente a la ventana, yo rápidamente saqué mi teléfono y solté la toalla, esta se acomodó como al principio pero se quedó moviéndose. Mi prima se quedó ahí parada bajo el rocío de la regadera viendo directamente hacia la ventana, yo la veía por la orilla de la ventana y decidí mejor irme de ahí antes que ella investigará más.

Al llegar a mi casa me arrepentí y pensé en dejar de hacerlo, hasta la Fecha ya no lo he hecho pero últimamente he tenido ganas de hacerlo nuevamente.

En esa época ella tenía 21 años.
Como ya había dicho todas las fotos y videos los perdí sólo sobró una que no se ve bien pero se ven sus pezones.
Las fotos que tengo de ella son las que comprate en sus redes.
Este relato me hizo recordar bastante el como empecé a mirar a mi prima con otros ojos, tal vez les cuente cómo pasó.

Esta historia es real y espero les haya gustado o por lo menos entretenido o interesado. Gracias por leerla.

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir

gaziantep escort antep escort izmir escort karşıyaka escort malatya escort bayan kayseri escort bayan eryaman escort bayan pendik escort bayan tuzla escort bayan kartal escort bayan kurtköy escort bayan ankara escort kayseri escort marmaris escort fethiye escort trabzon escort film izle bursa escort bursa escort bursa escort esenyurt escort avcılar escort ankara escort